Hoy vamos a hablar sobre las uñas con manicura francesa, empezando por su origen (ya que a más de una y uno se preguntará el por qué de su nombre), explicaremos qué es y acabaremos con unos consejos para mantenerla.

Orígenes de la manicura francesa

Seguramente, tu mente viaje a un París con vistas a la Torre Eiffel. Camisa a rayas negras y blancas, boina, labios rojos y una manicura francesa de uñas cortas de escándalo. Sin embargo, y pese a lo que mucha gente piensa, este tipo de manicura no se originó en Francia,  ¡sino en Hollywood!

Las uñas y el cine

Fue en los años 70, cuando se popularizó el cine a color. La industria cinematográfica cambiaba a pasos agigantados y cada innovación suponía tener que ajustarse al código estético de las películas a color. Las actrices, al tener que estar cambiándose de esmalte para combinarla con la ropa, perdían demasiado tiempo.

Había que optimizar los tiempos de producción.

Fue entonces cuando Jeff Pink apareció en escena. La meca del cine necesitaba un esmalte que combinara con el armario de las artistas. De esta forma, apareció la manicura francesa, protagonista indiscutible de las pasarelas de París de ese mismo año. Fue la gran acogida que tuvo en el país la que bautizó esta estética como “manicura francesa”.

Qué es la manicura francesa

Aunque seguro que para una gran mayoría es conocido, vamos a explicar cómo son las uñas con manicura francesa.

La manicura francesa es aquella en la que se utiliza como color de base de uña un rosa natural (en algunos casos se usa el tono melocotón) y las puntas de las uñas son de color blanco, con un aspecto similar al de una uña natural.

Las puntas de las uñas son pintadas de blanco mientras que el resto de la uña se pintan o con un esmalte de color rosado o con una capa incolora.

A continuación, vamos a daros unos consejos para cuidar este tipo de manicura y que su duración sea mayor.

Pasos para una manicura francesa ideal

Dar forma a la uña

El primer paso para una buena manicura debe ser siempre dar forma a las uñas con una lima.

Tradicionalmente, la manicura francesa se lleva en uñas cuadradas, pero puedes llevarla dándoles la forma que más te guste, (redonda, en punta,.. tú eliges).

Elige tu color

Para la manicura francesa puedes aplicar desde un rosa clarito a un tono melocotón. Si no quieres recurrir a la manicura francesa clásica, también puedes utilizar otros colores más atrevidos como el fucsia el negro o el azul.

Lo más elegante es usar los tonos similares a los de las uñas al natural. Al fin y al cabo, este tipo de manicura imita sus tonos reales, resaltándolos. De hecho, los rosas pálidos son las estrellas de las manicuras francesas.

Aplica el esmalte en la parte central de la uña

Pon primero una gota en la parte superior central de la uña y después extiéndela con el pincel hacia ambos lados.

El blanco de la punta de las uñas

Ha llegado la hora de aplicar la laca de uñas color blanco.

Hay muchas posibilidades, desde hacerlo a pulso, a utilizar guías o rotuladores. Si utilizas un pincel tiene que ser fino y hay que tener buen pulso y mucha paciencia. Las lacas blancas específicas para manicura francesa suelen incluir pinceles finos para facilitar la tarea de blanquear las puntas de las uñas.

Forma de la línea blanca

Independientemente de cómo sea la forma de tus uñas, la línea blanca puede tener forma redondeada y terminar en una pequeña punta a cada lado de las uñas. De esta manera conseguirás la sonrisa que es lo que se suele llevar en manicura francesa, pero también puede ser recta.

Tercera capa (opcional)

La tercera capa es opcional. Después de aplicar el blanco y esperar a que se seque, se puede volver a aplicar una nueva capa del color rosa o nude. El objetivo es rebajar el contraste entre el blanco de la punta y el resto, pero depende de como te guste a ti.

¿Quieres una manicura perfecta? En con Nails&Co somos un centro de uñas en Madrid con la máxima especialización en todo tipo de manicuras y pedicuras. ¡Estamos abiertas también los fines de semana! ¡Te esperamos!