Es probable que tú también hayas sido una de esas personas que se han unido a la fiebre de las uñas postizas. Los negocios de uñas llevan en auge los últimos años, y son muchas las personas que deciden acudir a ellos. Sin embargo, no siempre tenemos el tiempo que nos gustaría. Si has ido a ponerte uñas pero ahora deseas saber cómo quitar uñas postizas, estás en el lugar adecuado.

Las uñas más demandadas en estos momentos son las realizadas a partir de acrílico o gel. Puede que quitar este tipo de uñas se convierta en algo doloroso si lo hacemos sin unas pautas previas, por lo que deberás tener especial cuidado. Con la técnica adecuada, te aseguramos que no sufrirás ningún dolor.

Diferencias entre uñas postizas

Existen varios tipos de uñas postizas. Para empezar, deberás identificar de qué tipo son las tuyas para proceder a la técnica adecuada a cada una.

Uñas acrílicas

Estas están compuestas por un líquido acrílico, así como por un polvo del mismo material. Al mezclar ambos componentes, se forma una especie de pasta que se coloca por encima de la uña natural. Después de eso, hay que limarla y decorarla hasta lograr el aspecto deseado.

Uñas de gel

En el caso de las uñas de gel, estas se componen de oligómeros —ni líquidos, ni sólidos—. Son elementos gelatinosos que se adhieren a la uña natural a través de un pegamento especial. Después, se les aplican rayos ultravioletas colocándolas bajo una lámpara especial para hacer manicuras.

Uñas de porcelana

Por último, las uñas de porcelana son las más parecidas a las de acrílico. La diferencia principal es que estas cuentan con un acabado de vidrio. Son las más duraderas y también las más caras en los centros profesionales.

Dos trucos infalibles para saber cómo quitar uñas postizas

Ahora que ya conocemos los diferentes tipos de uñas, podremos proceder a conocer cómo quitar uñas postizas sin morir en el intento.

Cuando ya hemos lucido nuestras uñas durante algún tiempo, llega el momento de retirarlas. Al ser postizas, nuestra uña natural irá creciendo por debajo, llegando un momento en el que el resultado será antiestético y conseguiremos justo lo contrario que cuando decidimos ponérnoslas.

Si no deseas acudir al centro estético de nuevo, aunque es recomendable, podrás quitarlas en casa teniendo en cuenta algunas precauciones y por medio de las técnicas adecuadas.

Quitar uñas postizas usando papel de aluminio y acetona

Al ser duraderas y resistentes, las uñas acrílicas son de las más elegidas. Sin embargo, a la hora de retirarlas hay que tener en cuenta un proceso especial. Para seguir este truco, solo necesitamos acetona, cortauñas, papel de aluminio, lima y vaselina.

Para hacerlo, debemos cortar las uñas a la misma longitud que las nuestras naturales. Después, limamos la parte superior de la uña y cubrimos con vaselina la piel que rodea la misma.

Empapamos varios trozos de algodón en acetona y los colocamos sobre cada uña. Acto seguido, las cubrimos con el papel de aluminio y la dejamos actuar durante media hora.

Pasado el tiempo, procedemos a retirar las uñas postizas con un palito de naranjo. Cuando lo tengamos hecho, debemos limar nuestra uña natural y echar sobre ellas aceite de oliva para hidratar.

Quitar uñas postizas con agua tibia y acetona

Un método parecido, es emplear acetona y agua tibia. Además de estos dos ingredientes, también necesitaremos palitos de naranjo, pinzas y vaselina.

Para empezar, cortamos las uñas postizas hasta el nivel de nuestra uña natural y empujamos con el palito desde la parte superior. Más tarde, limamos la parte superior hasta desprendernos de su brillo.

Ahora debemos llenar un cuenco con acetona y otro con agua tibia. Mezcla la acetona con el agua en el mismo cuenco y aplica vaselina alrededor de la piel de la uña para protegerla.

Introduce las uñas en el cuenco de 35 a 40 minutos. La acetona conseguirá derretir el pegamento especial que adhiere la uña postiza a la natural.

Antes de proceder con el siguiente paso, comprueba que las uñas postizas se hayan ablandado y retíralas ayudándote de unas pinzas o el palito de naranjo. Muévelo en vaivén para que te sea más sencillo que se desprendan.

Por último, lima tus uñas naturales, retira lo que quede de pegamento y echa unas gotas de aceite de oliva para hidratar.

Es importante que en ningún caso fuerces las uñas postizas cuando las estés quitando. Si ves que te cuesta demasiado que se desprendan, deja actuar durante unos minutos más el líquido removedor. De otra manera, corres el riesgo de hacerte daño y debilitar tus uñas naturales.

En definitiva, existen varios trucos sobre cómo quitar uñas postizas. Los que emplean acetona suelen ser los más efectivos, debido a que esta debilita el pegamento que las adhiere en un principio a las naturales. Si pruebas en casa y no lo consigues, es aconsejable acudir a un centro profesional.

WhatsApp

Descubre nuestro bono de manicura y llévate UNA MANICURA GRATIS

Ver promoción
X myStickymenu