Cómo Quitar Esmalte Permanente Paso a Paso

Cómo quitar esmalte permanente paso a paso

Cómo Quitar Esmalte Permanente Paso a Paso

Cómo Quitar Esmalte Permanente Paso a Paso
5 (100%) 2 votes

Quitar el esmalte permanente puede convertirse en un proceso un poco tedioso, pero vamos a echarle un vistazo a una serie de consejos y pasos que podemos seguir para hacerlo de forma efectiva y paso a paso. Si queremos aprender cómo quitar esmalte permanente, tenemos que saber que lo vamos a poder hacer en nuestra casa, pero vamos a tener que poner atención y mucho cuidado para hacerlo correctamente.

Lo primero que hay que considerar es que, durante el proceso, nuestras uñas se van a poder dañar, por eso es muy importante tomar precauciones y tener claro que estamos llevando a cabo un proceso realmente delicado.

El esmalte permanente se agarra de forma excepcional a nuestra uña debido a la reacción química que lo une a la misma, y de esta forma no se despega. Por ello, es muy importante tener en cuenta que hay que proteger por encima de todo la base de nuestra uña.

Entonces… ¿cómo quitar esmalte permanente de forma adecuada? Para ello veremos los siguientes pasos.

Pasos para quitar esmalte permanente de forma adecuada

Lo primero que vamos a necesitar son una serie de materiales que vamos a poder encontrar de forma relativamente sencilla en tiendas especializadas o en droguerías y perfumerías. Incluso es probable que, si habitualmente hacemos diferentes procesos de manicura en nuestra casa, ya los tengamos con nosotros.

Por un lado, vamos a necesitar acetona pura, papel de aluminio como el que usamos para cocinar, una lima dura, vaselina y crema hidratante. Con todo esto nos vamos a poner manos a la obra para eliminar el esmalte permanente de nuestras uñas.

Primer paso: Haciendo poroso el esmalte permanente

Para quitar el esmalte permanente lo mejor es comprender su funcionamiento. Cuando lo ponemos sobre las uñas, genera una capa que se cierra y se une a la uña. De esta forma se genera esa altísima durabilidad, pero a la vez se impide su correcta eliminación de forma sencilla. Esta singularidad del esmalte permanente produce que no se pueda eliminar, como otros esmaltes, utilizando acetona.

Lo primero que tenemos que conseguir para poder eliminar el esmalte permanente es que adquiera porosidad y su capacidad de absorber, en lugar de ser un elemento tan cerrado.

Lo que haremos para conseguirlo será ir frotando de forma muy suave con la lima dura el esmalte permanente sobre nuestras uñas para eliminar el brillo por completo. Lo que buscamos con esta acción es quitar la capa superior que ha generado el esmalte, para lo cual no hay que hacer mucha fuerza.

Segundo paso: Preparando las uñas y las cutículas

Lo siguiente que tendremos que hacer es preparar las cutículas. Ahora que ya hemos conseguido hacer que la capa superior sea algo más porosa, vamos a poder utilizar la acetona. Lo ideal es crear una capa protectora utilizando vaselina alrededor de la uña para, de esta forma, conseguir evitar que la acetona entre en contacto con las cutículas y la piel alrededor de la uña y pueda generar algún tipo de daño.

Posteriormente, aplicaremos la acetona pura. Necesitamos acetona pura para que el efecto sea lo más potente posible debido a que el esmalte permanente es más fuerte que el resto de los esmaltes.

Ahora, ha llegado el momento de usar dos trozos de algodón y empaparlos en acetona pura para, a continuación, colocarlos sobre las uñas. Debemos evitar que el algodón con acetona pura toque nuestra piel, tan solo debe estar en nuestras uñas.

Para asegurarnos que el algodón sigue en contacto con la uña, usaremos el papel de aluminio para enrollar nuestros dedos mientras que en el interior el algodón sigue tocando la uña. Tenemos que mantenerlo durante alrededor de 15 minutos para que el efecto sea el adecuado.

Tercer paso: Eliminar el esmalte

Una vez que haya transcurrido el tiempo que hemos establecido, tenemos que quitar el papel de aluminio. Después, podremos ver que la mayoría del esmalte de nuestras uñas se habrá despegado por sí mismo. Podemos usar algodón con acetona para ir eliminando cualquier resto que haya podido quedar. La forma de hacerlo es frotar de forma suave hacia la punta de la uña.

Último paso: Hidrata tus uñas adecuadamente

Y, por último, dentro de este paso a paso sobre cómo quitar esmalte permanente, tan solo nos queda hidratar adecuadamente nuestras uñas. Después de todo el proceso, nuestras uñas estarán sensibles y por lo tanto hay que utilizar un aceite nutritivo para las uñas y también usar crema hidratante para nuestras manos y para las cutículas.

Tenemos que tener en cuenta que la acetona pura resulta muy agresiva para la piel y, por lo tanto, debemos poner atención en su recuperación.

No Comments

Post A Comment