Cuidar e hidratar tus manos adecuadamente es fundamental por distintos motivos. Las manos son la parte de tu cuerpo que más expones a la vista de los demás. Excepto cuando las cubres con guantes en los días más fríos del invierno o en alguna ocasión especial, siempre las llevas desnudas, lo que las hace muy vulnerables al clima y a otros factores que pueden dañarlas.

Tus manos reflejan tu personalidad, ya que la forma de moverlas dice mucho sobre tu grado de introversión o extroversión, tus fortalezas y debilidades. La forma en que das la mano a otra persona en el momento de conocerla o de saludarla es la manera en la que los demás reciben la primera impresión de ti. Son, en cierta manera, tu carta de presentación, lo más importante en las distancias cortas de tus relaciones sociales.

En definitiva, tus manos reflejan cuáles son tus actividades cotidianas, tu estilo de vida, tu edad… Son además la parte del cuerpo que más utilizas a lo largo del día; con ellas escribes, comes, sostienes objetos, utilizas herramientas, etc.

Es por todas estas razones por las cuales cuidar e hidratar tus manos, y hacerlo de la forma más natural que puedas, es fundamental.

Cuándo debes hidratar tus manos

En cuanto veas los primeros síntomas de que tus manos se están agrietando o estropeando, debes recurrir a una crema hidratante de manos, que te deje la piel tersa y firme, protegiéndola de factores externos que puedan afectar a la sequedad y que empeoren su estado. El tipo de crema de manos que debes usar dependerá de los diferentes problemas que presentes y del estado de sequedad. Los signos más evidentes de problemas de deshidratación de las manos son, de menor a mayor importancia:

  • Manos resecas: este es el primer signo que aparece cuando las manos sufren de deshidratación. Para paliar el problema suele servir la aplicación de vaselina o de cremas con formulación concentrada. Si este es tu problema aquí tienes un post que puede servirte para manos resecas.
  • Manos agrietadas: esto ocurre cuando las manos tienen tal grado de sequedad que la piel puede llegar a cortarse con un simple movimiento de dedos.
  • Manos estropeadas: cuando los síntomas indicados con anterioridad se manifiestan durante periodos de tiempo largos.

Consejos para hidratar las manos

Para hidratar tus manos y que luzcan una piel sana y tersa debes tener mucho cuidado y limitar su contacto con productos químicos, utilizando guantes, y tener cierto cuidado en su exposición al agua. Al contrario de lo que se suele pensar, un excesivo contacto con el agua no es positivo para la hidratación de las manos. Lavarse las manos es fundamental para la higiene y para la salud en general, pero no es necesario estar haciéndolo constantemente.

De igual forma debes intentar siempre lavarte las manos con agua templada, ya que el agua excesivamente fría o excesivamente caliente no son buenas para la piel. Como en todas las facetas de la vida, el equilibrio es el mejor consejero.

A continuación te presentamos una serie de consejos de aplicación diaria para cuidar e hidratar las manos adecuadamente.

  • Ponte guantes para limpiar: la limpieza de la casa es una tarea que solemos hacer a diario, ya sea el mobiliario, los suelos o los platos después de las comidas. Para todas estas actividades utilizamos productos químicos (lejía, amoniaco, lavavajillas, etc), que pueden estropear tus manos. Utilizar unos buenos guantes es la mejor manera de preservar la salud de tus manos.
  • Utiliza jabones de calidad: procura que siempre sean jabones suaves y que entre sus características esté la protección del pH de la piel.
  • Lávate con agua templada y sécate bien: como te hemos indicado anteriormente, el agua excesivamente fría o caliente daña profundamente las manos. Y cuando termines de lavártelas, sécatelas muy bien. Lo de secarse al aire es muy negativo para la piel de las manos y una de las principales causas de su deshidratación.
  • Exfolia tus manos una vez a la semana: de igual forma que muchas mujeres, y cada vez más hombres, utilizan mascarillas para la cara, exfoliar las manos semanalmente tiene unos magníficos resultados a la hora de cuidarlas.
  • Utiliza una buena crema de manos hidratante: incluso hasta 3 veces al día, dependiendo de los problemas que puedan presentar el estado de tu piel, tu estilo de vida, etc.

Qué debe tener una crema para hidratar tus manos

Para hidratar tus manos adecuadamente es recomendable que la crema que utilices tenga una serie de ingredientes que las proteja y nutra en profundidad. Algunos de estos ingredientes son:

  • Vitamina E: excelente para frenar el envejecimiento y también para mantener las uñas fuertes.
  • Manteca de cacao y karité: llena de minerales y de vitaminas y que es un gran regenerador celular.
  • Aceites esenciales de limón y naranja: ideales para la eliminación de manchas.

 

Por último, un consejo: no te fíes de las cremas para hidratar tus manos que sean excesivamente olorosas. Esos perfumes muchas veces se consiguen añadiendo una serie de componentes que pueden provocar picazón y aumentar la sequedad.

WhatsApp