El frío, los hábitos y la edad van causando estragos en nuestras manos. Sin embargo, con los cuidados correctos podemos revertir las manos arrugadas y secas.

Para evitar las manos arrugadas hay que tener en cuenta las causas que van haciendo mella: Uso de productos químicos, especialmente lo de uso cotidiano como los de la limpieza, el clima, tanto el frío como el calor, los cambios hormonales como la menopausia, que provoca una reducción de colágeno y elastina, y el paso de los años que aumentan la deshidratación y la flacidez en nuestra piel.

Para acabar con esas asperezas e impedir tener unas manos arrugadas es esencial aplicar crema varias veces al día, especialmente después de lavarlas, uso de aceites y usar jabón de glicerina son las mejores opciones para mantener la hidratación de las manos.

Uno de los productos más punteros para evitar las manos arrugadas es la parafina. Este producto proporciona una mayor hidratación, por dentro y por fuera.

La aplicación de la parafina en tus manos es muy sencilla, puedes hacerlo en casa tú misma sin necesidad de acudir a un centro especializado. El primer paso para hacerlo correctamente es usar un spray desinfectante para eliminar cualquier bacteria o residuo que pueda haber. Después, tras comprobar que la parafina está a una temperatura templada para evitar quemaduras, podemos introducir la mano unas 10 veces de forma lenta y pausada. A continuación, debemos introducir la mano en una bolsa de plástico y reposamos durante unos 15 minutos. Al retirar el plástico, secamos la mano con una toalla suave con mucho cuidado, sin restregar solo dando pequeños toques para evitar rasguños, así, nos aseguramos que la película de parafina se ha ido. Por último, para terminar con este tratamiento y que las manos arrugadas se conviertan en unas manos suaves y juveniles, aplicamos una leche hidratante de colágeno.

Este mismo tratamiento es útil tanto para manos como para pies. ¡No lo hagas solo durante la temporada estival! Aunque no luzcamos los pies en invierno y las manos las llevemos en los bolsillos o bajo los guantes para no pasar frío, hay que seguir una rutina de hidratación  durante todo el año y al ser posible de manicura y pedicura y de esta forma, con la llegada del verano, tendremos una piel radiante. ¡Di adiós a las manos arrugadas! Y si tienes alguna duda ponte en contacto con nuestro centro de uñas en Madrid y te atenderemos encantadas

WhatsApp