Como todos sabemos la celulitis es un mal que a la mayoría de personas afecta sin importar su sexo, su edad o su peso. No obstante, hoy en día existen una serie de tácticas para reducir esa acumulación de grasa que se produce sobre todo en muslos, glúteos, cadera y abdomen.

Y es que con el propósito de combatir este problema tan antiestético surge el masaje anticelulítico, que es empleado para reabsorber los líquidos que suelen acumularse formando esta infección cutánea tan poco deseada.

Pero, ¿piensas que este tratamiento puede funcionar de forma aislada para acabar con la conocida “piel de naranja”? ¡De eso nada! Los expertos consideran que para tratarla eficientemente debe existir una combinación de tres factores determinantes, como son el ejercicio, la alimentación y el tratamiento en sí para atacar los diferentes tipos de celulitis que se tenga.

Tipos de celulitis

Sí, sí ¡has leído bien! La celulitis no es una sola, sino que se clasifica en tres tipos diferentes. Así que si te parece, vamos a echar un vistazo rápido por cada una de ellas para saber en qué se diferencian.

  1. Celulitis dura: La mayoría de las mujeres jóvenes, en especial 9 de cada 10, sufren los efectos de esta condición. Se trata de una clase de celulitis que suele venir acompañada de estrías y que se suele presentar en muslos y glúteos.
  2. Celulitis blanda: Se trata de un tipo de celulitis distinta a la anterior. En este caso, suele afectar a mujeres de edad un poco más madura y aparece en más zonas del cuerpo femenino. Su apariencia es flácida.
  3. Celulitis edematosa. Se trata del tipo de infección cutánea menos frecuente, en la que la celulitis no se manifiesta sola sino acompañada de una notable retención de líquidos. Por este motivo, es muy importante tratarla convenientemente.

 

Masajes anticelulíticos para tratar todo tipo de celulitis

Pues bien, aunque existen una amplia gama de técnicas y métodos para deshacerse o, al menos, reducir considerablemente los efectos de esta condición; lo cierto es que el masaje anticelulítico puede resultar efectivo además para todos estos  casos. Pero, ¿por qué elegir este tratamiento en particular?

El masaje anticelulítico es una  manualmente que puede realizarse tanto en clínicas estéticas como en casa de una manera cómoda, relajante y sobre todo segura. Consiste en el masaje de las zonas afectadas para activar la circulación de la sangre y reabsorber esa grasa que se ha quedado atrapada en determinadas partes del cuerpo (principalmente del femenino). Para ello, es recomendable emplear diversos geles o cremas especiales.

 

Diferentes técnicas para masaje anticelulítico

Si bien hemos sido capaces de distinguir entre diferentes tipos de celulitis, podemos asegurarte de que tienes a tu disposición una serie de técnicas de las que puedes valerte en casa, sino tienes el tiempo o el dinero necesario para invertirlo en clínicas estéticas.

  1. Nudillos: Emplea los nudillos para realizar círculos en las zonas en que se acumula la grasa.
  2. Amasamiento: Amasar las áreas afectadas empleando la presión ejercida por los dedos y las palmas de las manos.
  3. Golpeteos: Emplea por turnos las palmas de tus manos para golpear la piel de manera rápida pero sin brusquedad.
  4. Bombeos: Presiona la piel con la muñecas y para ello, entrecruza los dedos de las manos.

 

Sin embargo, si eso de los masajes manuales en casa no es lo tuyo o no tiene los resultados esperados siempre puedes asistir a un centro estético para beneficiarte de los diferentes sistemas de masaje que allí pueden ofrecerte tales como la masoterapia, el masaje shiatsu, el masaje linfático o el hidroterapéutico.

Pero, ¿cuáles son los principales beneficios de estos masajes?

Estos masajes consiguen mejorar notablemente el aspecto de tu piel además de disminuir la grasa acumulada. Y lo hacen mediante la activación de la circulación de la sangre, por lo que reducen la acumulación de líquidos y la oxigenación de los tejidos, así como la disminución de los adipocitos. De este modo, la piel se libera del aspecto rugoso o flácido que tenía antes para recuperar su tersura y lucir más firme y luminosa.

Para comenzar a disfrutar de todos sus beneficios, se recomienda realizar varias sesiones  repartidas a lo largo de unas dos semanas en un centro especializado.

No obstante, no olvides combinar este sistema junto a la práctica de hábitos saludables como el ejercicio diario, una dieta saludable, la ingesta de 2 litros de agua diarios y el empleo de cremas anticelulíticas para tus masajes caseros. De este modo, no solo rebajarás la piel de naranja sino que estarás previniendo su aparición.

Ahora que ya sabes cuáles son los beneficios de estos masajes tan especiales.  Ademas de ser unos masajes relajantes te ayudarán a combatir la celulitis. ¿a qué esperas para beneficiarte de sus múltiples ventajas liberándote del peso de esta odiada condición?