Las uñas con esmaltado permanente han llegado para quedarse, y es que, desde hace años, este tipo de esmalte se ha convertido en un imprescindible de la manicura en todos los salones de belleza. Se tratan de pintauñas de aspecto clásico que tienen como sutil diferencia su duración, que se puede prolongar hasta tres semanas. Esta extensión se consigue a través de bases de acrílico, un plástico de gran resistencia capaz de durar en las uñas permanentemente.

Cuidados previos antes de realizar el esmaltado semipermanente

Debido a la solidez de dicho acrílico, las uñas con esmaltado semipermanente necesitan cuidados específicos para no dañar sus capas superiores. Es por eso que antes de adentrarnos en el paso a paso del uso de estos pintauñas vamos a compartir algunos cuidados previos que debemos brindarle a nuestras uñas:

  • Retirar el esmalte con acetona. La durabilidad de las uñas con esmaltado permanente suele extenderse alrededor de los 21 días. Pasado este tiempo se vuelve necesario retirar la manicura y reemplazarla por una nueva. Para este paso debemos limar la uña hasta dejar una delgada capa de esmalte. Tras ello, recomendamos utilizar un algodón empapado en acetona y envuelto en papel de aluminio en cada uña. Aproximadamente 10 minutos después hemos de retirarlo con movimientos delicados y asegurándonos de eliminar todo rastro de esmaltado.
  • Utilizar aceites para el cuidado de la cutícula. Posterior a usar acetona debemos aplicar aceite en las cutículas para asegurarnos de que no quedan dañadas. Tras ello, el siguiente paso debe ser limar y dar forma a las uñas.
  • Dejar descansar el esmalte de la uña. Abusar de estos tipos de esmaltes y de la acetona puede hacer que el esmalte natural de nuestras uñas sufre y se debilite. Lo ideal es dejar descansar nuestras uñas unos días y dedicarle cuidados como tratamientos de limpieza e hidratación que ayudan a fortalecerlas.

Cómo realizar una manicura semipermanente de calidad y duradera

El proceso de pintura de los esmaltes semipermanentes es muy sencillo y similar a los tradicionales. La principal diferencia reside en el uso de una lámpara de UV/LED ya que demandan un secado más intenso. Este paso es imprescindible para que la duración de nuestra manicura se extienda durante semanas.

Cuando nuestras uñas se encuentran preparadas para realizar el esmaltado semipermanente, debemos prestar atención a qué pasos seguir para alargar la duración y calidad del esmaltado. A continuación, vamos a mostrar paso a paso cómo realizar un esmaltado semipermanente de calidad para lucir una manicura perfecta en cuestión de minutos.

  1. Preparar la uña natural. Para comenzar es imprescindible que la base de nuestras uñas esté limpia y pulida. Con el repujador de cutículas empujaremos hacia atrás las cutículas para que no se levanten. Nunca debemos cortarlas ya que forman parte de la protección natural de las uñas. Después daremos forma con la lima y la utilizaremos para pulir la superficie y que así el esmalte se adhiera mejor. Al acabar debemos quitar el polvo generado y aplicar un deshidratador.
  2. Aplicar la base. La funcionalidad de este producto es que la uña natural se mantenga cuidada y protegida, por lo que debemos prestar especial atención a este paso. Colocando una pequeña cantidad del color en el centro de la uña ponemos el pincel unos milímetros antes de la cutícula y empujamos hacia la parte superior. Realizando el pincelado en el mismo sentido, continuamos hacia los laterales. La capa debe ser fina y hemos de dejar los bordes sin pintar. Secamos la base en la lámpara con los UVA 2 minutos y LED 60 segundos mínimo.
  3. Aplicar el esmalte. El siguiente paso consiste en aplicar el color semipermanente a través de capas finas de color. Es mejor aplicar muchas capas finas que una sola gruesa para que cuando el color se seque quede uniforme. Debemos recordar que no podemos limpiar con desengrasante la pintura que hemos aplicado ya que el pigmento puede llegar a dispersarse. Tras la aplicación de cada capa es necesario introducir las manos en la lámpara para secar y fijar el esmalte.
  4. Terminar la manicura. Después de aplicar todas las capas de color hemos de aplicar la capa final de brillo con la misma precisión que la capa base. Estos pequeños detalles son los que van a hacer que el color se prolongue durante más tiempo con mayor calidad. Secamos dicha capa con la lámpara (UVA 2 minutos, LED 30 segundos) y con una toallita de celulosa mojada en cleaner retiramos la capa pegajosa que queda por encima. Tras ello, aplicamos y masajeamos aceite en cutículas y uñas.

Ahora podemos disfrutar de uñas con esmaltado semipermanente de calidad que durarán perfectas durante aproximadamente 21 días… ¡sin necesidad de retoques! No hay nada comparable a la sensación de lucir uñas bonitas ahorrando tiempo y dinero. Aunque seas más de esmaltado clásico, seguro que probarlo hará que te enamores de lo bonito y cómodo que resulta.

WhatsApp