Afortunadamente, el asunto de cuidar la vitalidad, llevar una dieta equilibrada, evitar excesos, otras cosas relacionadas con el cuerpo y la propia salud están cada vez más claras en la conciencia de todas las personas. Hoy nadie duda de que hay que acudir a hacerse chequeos al médico, practicar algún ejercicio o mantener hidratado nuestro cuerpo para asegurarnos una vida larga y feliz.

Y es que estos pequeños hábitos no cuestan apenas nada y sin embargo presentan unos beneficios que se aprecian de un modo nítido y evidente en aquellos que los llevan a cabo, a diferencia de los que no hacen nada, que presentan una salud menos vigorosa.

Beneficios de mantener nuestro cuerpo hidratado

¿Pero cuáles son los beneficios directos de la ingesta de líquidos de manera habitual y continuada? Algunos de ellos pueden apreciarse prácticamente en el mismo momento en el que se bebe un vaso de agua; otros, por el contrario, tienen unos efectos a mucho más largo alcance.

Primer beneficio: cuida tus riñones

Los riñones son los órganos encargados de generar la orina y expulsar del cuerpo ciertas toxinas y elementos que se han introducido en la alimentación, pero que no resultan útiles al funcionamiento del cuerpo.

Para realizar su proceso, los riñones necesitan de un modo evidente agua. Mantener los riñones hidratados es, por tanto, casi una obligación para cada persona. De esta manera funcionarán a pleno rendimiento, no tendrán un déficit de ‘materia prima’ y realizarán el ciclo de expulsión de forma sobresaliente.

En este caso, mantener hidratado nuestro cuerpo no solo aporta beneficios, sino que evita repercusiones negativas: no tener suficiente líquido en el cuerpo para que nuestros riñones trabajen puede traducirse en la formación de cálculos renales, algo que ya afecta de una manera negativa a la salud.

Segundo beneficio: piel de porcelana

¿Cómo hacen esas personas que tienen una piel brillante y con una apariencia muy sana? Pues el primero de sus secretos es, inevitablemente, mantener una buena hidratación del cuerpo.

El consumo de agua ayuda a la hidratación de la piel, evita que las arrugas se noten de más y contribuye a que el epitelio muestre su ‘perfil bueno’. Un cuerpo hidratado es dueño de una piel fina, sedosa y brillante.

Tercer beneficio: es el mejor termostato

Somos agua en nuestra mayor parte. Los estudios científicos se atreven a indicar que el 70 por ciento de nuestro peso es, básicamente, el líquido elemento. ¿Y para qué se usa el agua en los hogares? Para los sistemas de calefacción.

Muy parecido ocurre con nuestra persona: mantener nuestro cuerpo hidratado ayuda a que regulemos de un modo automático la temperatura. Para eso sudamos cuando tenemos calor excesivo, por ejemplo, para que las gotas de agua nos refresquen.

Cuarto beneficio: evita el cansancio

Aunque pueda parecer un simple mito, es cierto: mantener el cuerpo hidratado evita el cansancio. Esto ocurre porque la deshidratación es una de las principales causas del cansancio en una persona. Al ingerir el suficiente líquido para que el cuerpo se sienta hidratado en todo momento se evita ese gasto extra de las reservas de energía.

Quinto beneficio: ayuda a trabajar al estómago

Según la Nestlé Health Science, hay un beneficio muy claro de mantener una adecuada hidratación corporal a la hora de que el estómago lleve a cabo los trabajos de digestión de los alimentos que comemos en el día a día.

Así, disponer de una buena reserva de agua en el interior del cuerpo ayuda a que la digestión se haga de un modo óptimo, se genere un volumen adecuado del bolo intestinal y se elimine de manera habitual. En pocas palabras, evita el estreñimiento y los problemas intestinales derivados de esta situación.

Sexto beneficio: adiós a las pastillas para el aliento

Muchos profesionales de la medicina coinciden en que si una persona presenta mal aliento, uno de los problemas puede ser que su cuerpo no está lo suficientemente hidratado.

Al hidratarnos, limpiamos a la vez la boca de bacterias que producen en mal aliento. Es por esto por lo que tomar líquidos de manera habitual reduce significativamente el riesgo de sufrir esta incómoda y poco deseable situación.

Está claro, pues, que desde el ámbito estético hasta el puramente médico, mantener nuestro cuerpo hidratado no solo es una buena idea, sino que es necesaria y útil para mejorar la salud y alargar la vida.

Desde ese punto de vista, lo más recomendable es hacer caso a las recomendaciones de los profesionales de la salud y plantearse el reto de beber, al menos, un litro de agua al día. Esto es especialmente necesario en el caso de ancianos y niños, que pueden sufrir más ante problemas de deshidratación.

Lo que resulta evidente es que no hay nada como tener al agua como la mejor aliada de nuestro día a día para tener nuestro cuerpo hidratado.

WhatsApp

Descubre nuestros bonos de depilación IPL y disfruta de una sesión GRATIS

Ver promoción
X