Descubre el poder del ácido hialurónico en tu piel

ácido hialurónico

Descubre el poder del ácido hialurónico en tu piel

Una biomolécula natural del cuerpo que nos permite lucir una piel más elástica y tersa. Se trata del ácido hialurónico, un compuesto del que cada vez se habla más en el sector de la belleza y la salud gracias a los beneficios que aporta.

Aunque no es tan popular como el botox, cada vez es más utilizado porque estas biomoléculas juntas crean una sustancia que otorga elasticidad y resistencia. Por eso, es muy importante para mantener las articulaciones en forma y una piel firme y joven.

Si lo que estás buscando para este nuevo año es cuidarte más y rejuvenecerte este tratamiento es ideal para ti y en Nails&Co te contamos a detalle en qué consiste.

 

Qué es y cómo funciona

El ácido hialurónico, también conocido como hialuronato, es un carbohidrato producido por el organismo de forma natural. Lo encontramos en las células dérmicas y en los cartílagos. Su característica principal es la capacidad para atraer y retener agua, es como un humectante de la piel y lubricante de las articulaciones.

Con el paso de los años esta producción congénita de hialurónico va disminuyendo, dando paso a las arrugas, pérdida de firmeza y de luminosidad de la piel. De ahí que sea necesario recurrir a un aporte extra para suplir su carencia o con la intención de detener los inevitables efectos del paso del tiempo.

El ácido hialurónico tiene una capacidad hidratante en la dermis y, además, estimula la creación de colágeno nuevo, pues atrae a cientos de moléculas de agua y las retiene.  Su función hidratante, regenerador de colágeno y antibacteriana lo hace ideal para la cosmética y proporciona a la piel un aspecto más joven, difuminando líneas de expresión.

El ácido hialurónico y el rejuvenecimiento facial

Su excepcional poder hidratante, lo convierte en una de las armas más efectivas frente al envejecimiento facial, ya que mantiene el mecanismo de defensa natural de la piel, formando un fino velo protector que consigue aumentar el volumen e hidratación, preservar la suavidad, la elasticidad y la tonicidad del cutis.

Además, esta biomolécula actúa como si fuera una esponja para retener el agua y además estimular la producción de colágeno. Así, el uso de cremas con ácido hialurónico provoca un efecto de relleno sobre las pequeñas arrugas que van apareciendo con el paso del tiempo, consiguiendo difuminar las marcas de expresión.

El ácido hialurónico también puede resultar un eficaz tratamiento para combatir las ojeras.

Las formas más comunes de encontrar el ácido hialurónico en productos cosméticos son en crema, serums o mascarillas.

En el caso de las cremas su utilización es para tratamientos de belleza de uso tópico o externo. En este tipo de formato la biomolécula se encuentra mezclado con otras sustancias para buscar una amalgama de efectos beneficiosos.  Normalmente se aplica una pequeña cantidad de producto sobre la piel igual que una crema hidratante. Aunque las cremas tienen un porcentaje algo menor de producto al aplicarse sobre la cara, rostro o cuerpo junto con otros principios activos los efectos son realmente notables.

Mientras, los mascarillas tienen mayores propiedades hidratantes, reafirmantes y de acción rejuvenecedora para la piel de la cara. Esta forma de presentación tiene efectos más potentes que las cremas. Los serums tienen mayor concentración de producto por lo que hace falta utilizar menos para obtener los mismos resultados.

La intención es que con este tipo de productos  se obtenga una mejora paulatina si la añadimos a la rutina diaria de cuidados.

 

El rejuvenecimiento en la dieta mediterránea

 

Para lucir una piel bonita es fundamental mimarla desde fuera, protegiéndola de las agresiones externas y proporcionando rituales de higiene e hidratación diaria de forma tópica, y desde dentro, con una dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales. Es tan importante el uso constante de cremas, serums y mascarillas, como el cuidado de nuestra dieta junto a un buen estilo de vida.

La regla de oro es beber agua con frecuencia. Su presencia en el organismo es clave para estar hidratados, dejándonos aconsejar por nuestra sensación de sed y, sino, lo recomendable es ingerir de uno a dos litros al día. Se hace más sencillo la ingesta de líquido a través de los zumos, sopas, tés o infusiones, así como con gelatina que, además de aportar agua, es rica en ácido hialurónico.

En cuanto al menú, se recomienda el consumo de pescados azules, como el salmón, la caballa o el atún, que además contienen omega 3, potente agente antiinflamatorio y antienvejecimiento. Asimismo, es aconsejable el consumo de vegetales como espinacas, brócoli, coles de Bruselas y judías verdes, al ser ricos en magnesio, esencial para la síntesis del ácido hialurónico. Las frutas contribuyen a lucir una piel llena de luz por su alto contenido en vitaminas y antioxidantes.

Los cereales integrales, el arroz, algunas semillas o la soja son beneficiosos para mantener los niveles de hialurónico y contienen otros elementos necesarios para la piel, como el zinc y los fitoestrógenos. Algunas féculas, como las patatas, por su alto contenido en almidón, también activan su producción.

¿Quieres añadir el ácido hiaulurónico a tu rutina de belleza? En NailsCo contamos con productos para tu cuidado diario.

Descubre el poder del ácido hialurónico en tu piel
Valora este contenido
Todavía no hay comentarios

Envía un comentario