El esmaltado permanente, mejor dicho, semipermanente, es nuestro aliado número uno para tener unas uñas bonitas y relucientes en todo momento. Gracias a él luciremos unas manos perfectas durante, aproximadamente, tres semanas. Sin embargo, los químicos usados hacen que nuestras uñas se debiliten con mayor facilidad a lo largo del tiempo. ¡Estás de suerte! En este post te damos consejos sobre cómo cuidar las uñas y mantenerlas sanas de forma fácil. ¡Sólo tienes que seguir estos sencillos tips!

Cómo cuidar las uñas: antes del esmaltado

Es muy importante que comencemos con el cuidado de la uña desde antes de aplicar el esmalte permanente. Asegúrate de tener unas uñas sanas y fuertes antes de comenzar a usar esmaltes de este tipo, con los cuales las uñas están sometidas a ciertos productos que hacen que la piel se agriete, las uñas se debiliten y se rompan o aparezcan estrías.

Para empezar, mantén tu uña y cutícula bien hidratadas. Este paso es muy sencillo. Puedes hacerlo con cualquier sérum especializado en tu tienda de cosmética preferida o, si lo prefieres, hazte con un remedio casero. En este caso te recomendamos estos 5 tipos de aceite para mantener tus uñas bien hidratadas y saludables:

  • Aceite de Oliva: sumerge tus uñas en un cuenco con un fondo de aceite de oliva durante 10 minutos, dos veces a la semana. En un par de semanas notarás un aspecto brillante en tus uñas y mucho más bonitas. Además, el aceite de oliva es un componente natural para el cuidado de la piel y cabello. ¡Hidrata todo tu cuerpo de forma fácil y rápida!
  • Aceite de argán: es uno de los aceites más de moda de los últimos años. De origen árabe, todo lo que toca lo convierte en oro. Tus uñas estarán más radiantes que nunca.
  • Aceite de almendras: puedes comprarlo o hacerlo casero con una sencilla receta. Aplícalo con un algodón y pásalo suavemente por tus uñas y cutículas. Será más que suficiente.
  • Aceite de romero: su aroma es inconfundible y altamente relajante. Aplícalo junto a un masaje y disfruta de su esencia mientras tus uñas se hidratan y fortalecen.
  • Aceite de ricino: se caracteriza por su alto componente en vitamina E. Ideal para añadir a tu endurecedor habitual o, si lo prefieres, puedes aplicarlo directamente sobre tus manos. Mejorará la apariencia en un par de días.

Una vez tengamos nuestras uñas bien fuertes e hidratadas, llegó el momento de pintárselas. Para ello debes saber también cómo cuidar las uñas durante el esmaltado. Pues bien, en primer lugar, debes desinfectar tus manos y uñas aplicando un jabón desinfectante y aclararlo con agua abundante.

Las cutículas, esa fina capa de piel con forma de medialuna que une la uña con el dedo, suelen ser cortadas en algunos centros de estética. Si es así, ¡no lo permitas! Las cutículas no deben cortarse, solo algunos restos puedes retirarlos con el corta cutículas en casos excepcionales. Para retirar la cutícula, lo correcto sería ayudarte con el palo de naranjo específico para ello. De este modo, tus dedos no sufrirán, y evitarás pequeños cortes, que pueden dar lugar a pequeñas infecciones.

El siguiente paso será usar el top coat como base para proteger tu uña de cualquier esmalte. Aplica una capa y déjala secar completamente antes de pintar la uña. Esto hará que tu uña permanezca fuerte y también que tu esmalte dure más. Aplica esta misma base cuando la pintura se haya secado para que el acabado sea más brillante.

Cómo cuidar las uñas: después del esmaltado

Tras finalizar el proceso de esmaltado, masajea tus manos con crema hidratante durante varios minutos. Haz hincapié en la zona de dedos y uñas. El masaje hará que la crema penetre mejor en la piel favoreciendo su hidratación. Continúa aplicando aceite durante las semanas siguientes para evitar la microlaminación o posibles roturas.

Por otro lado, evita el contacto directo de productos corrosivos como detergentes agresivos, lejías, etc. De este modo el esmalte será más duradero y tus uñas se mantendrán perfectas durante más tiempo.

Cuando retires el esmalte, recuerda que es más agresivo que las lacas de uñas de color, por lo que es aconsejable que acudas a un centro de estética especializado. Si prefieres realizarlo en casa, es muy sencillo:

  • Abraza tu uña con un algodón impregnado en acetona
  • Fija el algodón con papel Albal
  • Espera durante 15 min que penetre en la uña
  • Retira el esmalte con el palo de naranjo

Por último, es recomendable que tomes un periodo de descaso cada cierto tiempo durante, aproximadamente, dos semanas. Además, aplica un tratamiento específico, como queratina, para fortalecerlas.

Estos sencillos trucos sobre cómo cuidar las uñas son perfectos para ponerlos en práctica día a día. Usa los productos con los que te sientas más cómoda y crea tu rutina. ¡Disfruta de unas uñas perfectas para siempre!