Hay quien se depila durante todo el año, quien no lo hace nunca y quién solo elimina el vello corporal o facial en verano. Unos se depilan zonas extensas, otros zonas pequeñas pero delicadas. Hay vello fuerte y de raíces profundas y vello casi invisible. Si te depilas, te conviene conocer todos los tipos de depilación para saber cuál o cuáles son los que se adaptan mejor a tus necesidades.

En efecto, no es raro recurrir a varios porque algunos no deben aplicarse en ciertas zonas o en circunstancias particulares.

Repasamos ahora los métodos de depilación habituales, con sus ventajas y desventajas.

Tipos de depilación habituales

Depilación con cera

De estos tipos de depilación este método es el más utilizado durante el siglo XX y continúa teniendo sus incondicionales.

No hay vello que se le resista y su aplicación es rápida, aunque necesita que el vello tenga una longitud mínima para ser efectivo. A su favor, ejerce un efecto peeling en la piel que permite reducir la frecuencia de uso de exfoliantes.

Las características de la depilación con cera varían dependiendo de la temperatura a la que se utiliza.

 

Cera fría

Puede aplicarse tanto en pieles sensibles como en piernas con varices. Suele venir en bandas de un solo uso que hacen su uso muy rápido. No puede con vellos muy cortos y no permite precisión en zonas como las cejas.

 

Cera caliente

La clásica y la más efectiva. Aplicada para eliminar el vello corporal, ayuda a que tarde más tiempo en salir de nuevo y, en algunos casos, acaba por debilitar algo la fuerza de los pelitos.

No puede aplicarse en piernas varicosas. Además, las pieles muy sensibles pueden no tolerarla.

 

Cera tibia o sugaring

No se trata de cera sino de un preparado a base de azúcar, agua, y algún extracto vegetal opcional. Existe una versión casera de este tipo de depilación que incorpora zumo de limón, conocida como sugaring.

Combina las bondades de la cera fría, en el sentido de que es bien tolerada, y de la cera caliente, que puede arrancar todo tipo de vello a condición de que tenga una longitud de unos 5 mm para los más fuertes.

Se aplica sobre la piel limpia y seca, y se retira con unas bandas de tela de algodón. La cera tibia puede reutilizarse y recalentarse. Es un poco engorrosa si uno decide aplicársela a sí mismo en su casa.

 

Depilación con hilo

Método de depilación perfecto para el rostro, en especial para perfilar y definir las cejas. También elimina con rapidez el vello facial por fino y corto que sea. Son muchos los beneficios de la depilación con hilo.

Apenas duele, en comparación con los otros tipos de depilación facial, y no genera residuos. Su desventaja es que no sirve para zonas muy extensas, por una cuestión de tiempo y paciencia.

 

Depilación eléctrica

La depilación eléctrica con aguja fue una alegría para muchas mujeres con hirsutismo en el rostro. Se popularizó en los años 70 y 80 y era el único método de depilación facial que podía ser definitivo.

Era definitivo si el vello había aparecido como efecto secundario de un tratamiento con corticoides, por ejemplo, pero en caso de desequilibrio hormonal, mientras no se corrigiera el desequilibrio, el vello seguirá saliendo en sitios no deseados.

En la década de los 90, este tipo de depilación mejoró y algunos aparatos ofrecían a la vez termólisis, para un resultado más duradero. También aparecieron en el mercado ampollas debilitadoras del vellopara ser aplicadas tras su uso.

Los riesgos de la depilación eléctrica con aguja son dos: puede dejar marcas en la piel si la persona que lo aplica no lo hace correctamente, y puede no destruir el folículo piloso en casos, de nuevo, de personal poco experimentado.

A día de hoy sigue existiendo como opción para eliminar el vello facial blanco.

 

Depilación con aparatos mecánicos

Los pequeños aparatos depilatorios eléctricos que arrancan el pelo por tracción son cada vez mejores, menos dolorosos y capaces de arrancar vello cortísimo. Constituyen una opción perfecta para un apuro o un retoque rápido.

En pieles muy sensibles, pueden aparecer rojeces en los folículos al cabo de una hora y mantenerse uno o dos días. Estas mismas rojeces pueden darse con otros tipos de depilación en pieles sensibles, desde la depilación por láser hasta cualquier tipo de depilación con cera.

 

Depilación por láser

La depilación por láser aniquiló a la depilación eléctrica. Es más rápida, en muchas zonas indolora y ofrece unos resultados increíbles en casos de vello oscuro y piel clara.

Existen varios tipos de láser. Pueden ser incompatibles con el uso de algunas medicaciones y, además, requieren del uso diario de un buen filtro solar.

La depilación por láser se aplica tras firmar un consentimiento informado. En algunos centros se incluye la opción de una consulta previa con un dermatólogo, pues se ha comprobado que muchos pacientes que toman medicación fotosensibilizante toleran bien la depilación con láser si se seleccionan unas frecuencias determinadas. Esto lo evalúa el dermatólogo y, si el cliente lo desea, se hace una prueba de tres o cuatro disparos en una zona poco visible. El posible cliente deberá informar de la evolución de esos disparos, y con esos datos se sabe si puede depilarse con láser o no.

 

Depilación IPL

La depilación por luz pulsada se parece a la depilación por láser en que se basa en el uso de radiaciones electromagnéticas que difunden por el vello e ignoran la piel. Pero la IPL permite un rango de longitudes de onda diferente y más amplio, por lo que en principio permite eliminar también vello rubio o aplicarse en pieles oscuras.

Con las personas que toman medicación con efectos secundarios fotosensibilizantes sucede lo mismo que con la depilación por láser. El problema es que pocos centros especializados en IPL cuentan con un médico en su plantilla, por lo que la consulta con el dermatólogo ya debería correr a cargo de quien desea depilarse.

Los aparatos de depilación IPL que se venden para ser usados en el hogar emiten radiaciones de mucha menos intensidad, para minimizar los riesgos del uso incorrecto. Son para personas que desean eliminar el vello por un precio menor, pero no les importa esperar para ver resultados definitivos.

 

Consejos a tener en cuenta antes de elegir un tipo de depilación u otro

No debes depilarte las cejas con láser ni con luz pulsada, y la cera castiga mucho el rostro, en especial si es cera caliente.

Si presentas cualquier herida o lunar en el que nacen uno o más pelos, no depiles esa zona concreta por ningún método. Evita también depilarte si tienes un hemangioma en la zona.

Las pieles sensibles pueden quemarse con la cera caliente, y hay fármacos que predisponen a una mala reacción depilatoria con láser y con IPL.

Si sufres diabetes, psoriasis, eccemas o hemofilia, consulta a tu médico qué métodos de depilación son más adecuados para ti.

Ten en cuenta que algunos tipos de depilación necesitan de cuidados previos o posteriores de la superficie a depilar.