La piel sensible y la reactividad de la piel

La piel sensible y la reactividad de la piel

Nuestra piel suele responder de diferentes maneras a los cambios de estación, a los días más calientes o por el contrario los más fríos. Pero no solo reacciona diferente a los cambios de temperatura sino a los diferentes productos cosméticos que aplicamos, por ello es importante que conozcas cuál es tu tipo de piel. Si se trata de una piel sensible, presta atención porque este post es para ti.

En Nails & Co, como centro estético especialista en el cuidado de la piel, sabemos que las pieles sensibles requieren cuidados especiales. Por eso queremos brindarte información completa de cómo detectar este tipo de piel, cuáles pueden ser las causas, qué tratamiento requieren y lo más importante cómo cuidarla.

¿Cómo saber si tengo piel sensible?

Lo primero es comprender que hay distintos perfiles de piel sensible: la piel intolerante, roja, seca o deshidratada. Sea cual sea tu tipo de piel vas a notar ciertos síntomas de hiper-reactividad a factores ambientales. Es decir, posees un tipo de piel más vulnerable a los agentes externos, a los que reacciona de manera extrema. Esta hiper-reactividad está ligada directamente a la excitabilidad de las terminaciones nerviosas de la piel.

¿Qué es la hiperactividad de la piel?

La hiperactividad de la piel es la reacción que presenta este órgano de tu cuerpo ante esos factores que mencionamos anteriormente. Los diferentes tipos de reactividad que puede presentar una piel sensible son: picores, tirantez, calor y sensaciones de quemazón, incluso puede combinarse con rojeces.

Puede que se presente uno de esos síntomas por separado o varios de ellos. Una piel sensible puede reaccionar de esas diferentes maneras ante diversos factores que te explicamos a continuación:

  • Medioambiental: como te mencionábamos antes las afecciones causadas por factores medioambientales son aquellas que aparecen si hay calor, frío, viento, sol o incluso cambios bruscos de temperatura tu piel puede verse afectada. También es importante tener en cuenta la polución atmosférica, que no es más que la contaminación que además de resultar dañina para nuestra salud en general puede afectar seriamente nuestra piel.
  • Contacto: Este tipo de hiperactividad viene dada por la aplicación de un producto que contiene un ingrediente que es poco tolerado por nuestro tipo de piel. También es frecuente que se presente por el contacto de la piel con agua muy dura o, incluso, con ciertos tejidos.
  • Vascular: esta reacción se produce cuando las paredes de los vasos sanguíneos se debilitan bajo la influencia de algunos factores externos, como pueden ser los cambios en la temperatura, o cambios internos, como comer alguna comida o alimento picante y la ingesta de alcohol.

Una vez que tienes la información para reconocer una piel sensible y en qué situaciones se puede presentar cualquier reacción es momento de poner atención en los cuidados.

Selecciona con atención los productos que aplicas

Recuerda que muchos de los problemas que una piel sensible presenta se debe tanto a los productos cosméticos que utilizan como al estilo de vida que llevamos.

Como recomendación general te animamos a limitar el consumo de alcohol, café y picantes para evitar los cambios de temperatura, así  como la exposición al sol y al viento.

Sin embargo, si hay alguna patología asociada resulta importante que acudas a un médico para que establezca un tratamiento farmacológico y cosmético.

Otra forma muy simple de cuidar una piel sensible es tomando conciencia de los productos cosméticos que compramos y aplicamos. En Nailsco & Co te recomendamos evitar estos 5 ingredientes:

  • Parabenos: este es un típico conservante químico presente en muchos productos, incluidos aquellos diseñados para piel sensible. Sirven para mantener las bacterias alejadas de tu piel. Los parabenos están aprobados por las autoridades sanitarias, sin embargo, pueden ser responsables de reacciones alérgicas, en especial en aquellas personas con piel sensible. Dermalogica, marca estrella para nuestros faciales, está especializada en productos libre de parabenos y te recomendamos buscar este tipo de productos con etiquetas de “libre de parabenos”.
  • Alcohol: puede provocar la deshidratación y descamación de la piel ante aquellos más fuertes presentes en cosmética. En una piel sensible el alcohol reseca las capas superiores de la piel, lo que hace que las pieles muertas de la superficie tengan dificultad para caer. Esto puede llevar a una mayor obstrucción de los poros y agravar aún más el problema de acné o de poros obstruidos que tengamos, o incluso crearnos puntos negro.
  • Derivados del petróleo: como la vaselina, parafina, silicona…Estos ingredientes deben ser evitados porque no permiten la eliminación de toxinas ni el proceso de recuperación nutritiva de la piel. Si eliges un producto cosmético que contenga estos estos componentes se crea una capa de gran suavidad por encima de la dermis que no deja ni entrar ni salir nada. Sabemos que la piel sensible presenta más problemas de hidratación pero es mejor no caer en el uso de este tipo de productos.

No creas que una piel sensible no te dejará disfrutar de tratamientos de belleza. La clave está en elegir aquellos con productos de calidad y diseñados especialmente para tu tipo de piel.

En Nails & Co tenemos tratamientos con productos especiales, probados dermatológicamente, para la piel sensible.

¡Ponte en manos de los expertos en el cuidado de la piel y reserva tu tratamiento ahora! Cuidados especiales para una piel especial.